Patología de la articulación temporomandibular

Las patologías ATM (de “articulación temporomandibular”) afectan no sólo a las articulaciones de la mandíbula sino también a los músculos que activan la masticación.

Pueden provocar dolores en zona de los oídos y/o las mejillas, acúfenos (ruidos en los oídos sin causa externa), cefaleas y problemas para abrir o cerrar la boca correctamente.

Su diagnóstico es complejo: tras establecer un minucioso historial clínico con el paciente, se realizará una exploración física de la zona así como exploraciones complementarias.

Los tratamientos son muy variados: desde la simple eliminación de malos hábitos como masticar chicle o morderse las uñas hasta la cirugía, pasando por la rehabilitación mediante fisioterapia o el uso de una férula.

• La patología de la articulación temporomandibular (ATM) presenta una elevada prevalencia (20-40% de la población).

• Un factor predisponente muy importante es el estrés.

• Los síntomas fundamentales son: dolor, chasquido y limitación a la apertura bucal.

• El manejo de la patología de la ATM debe ser gestionado de forma multidisciplinar.

• El tratamiento conservador es eficaz en el 90% de los casos.

 

PREVALENCIA E IMPORTANCIA

Se calcula que entre un 40-75% de la población presenta o ha presentado algún signo de disfunción de la ATM. Encuestas realizadas dan una presencia de ruidos en la ATM en un 50% de la población. No obstante, la mayoría no consultan o buscan atención médica porque los signos o síntomas no les afectan la calidad de vida diaria!.

Los que buscan asistencia presentan como síntoma principal el dolor orofacial. De hecho el origen principal del dolor orofacial es la presencia de una disfunción de la ATM.

Como factores de riesgo encontramos el apretamiento o rechinamiento dentario, las prótesis que no encajan bien, el estrés y la artritis.

Existen otras patologías también muy frecuentes, como el bruxismo y el síndrome miofascial, que aunque no se pueden considerar como patologías propias de la ATM, sí pueden derivar en ella y presentan como factores asociados el estrés y espasmo muscular.

 

Bruxismo

Se considera que el bruxismo es un movimiento oral parafuncional liberador de tensión emocional (de ahí la importancia del estrés), con apretamiento o rechinamiento dentario fuera de los movimientos fisiológicos masticatorios o de deglución.

 

Este es un comportamiento inconsciente realizado principalmente mientras se duerme. Con el bruxismo se genera una gran presión y fuerza sobre los dientes causando que estos se rompan, aflojen y pierdan el esmalte dental. El Bruxismo también puede provocar que los dientes se vuelvan más sensibles a los alimentos y líquidos fríos o calientes. Cuando el bruxismo se diagnostica temprano, el rechinar y apretar pueden ser tratados antes de que causen daños permanentes en los dientes.

 

¿Cómo sé que rechino o aprieto los dientes?

La mayoría de las personas no saben que están rechinando o apretando los dientes. Hay varios signos reveladores. Dolor o sensibilidad en la mandíbula, dolores de cabeza, dolor de oídos, dolor de cuello y dolores en los músculos faciales, son signos comunes del bruxismo moderado o severo. Otras personas pueden notar que sus dientes se han vuelto más sensibles con el tiempo, o que sus dientes se ven planos o desgastados. Otros signos físicos son el aumento de la sensibilidad de los dientes a los alimentos o bebidas calientes o frías y los rellenos sueltos o rotos.

Muchas veces es el odontólogo ó higienista dental es el primero, que al ver el desgaste de sus dientes, le informa que usted padece de bruxismo, porque rechinan los dientes involuntariamente durante su rutina diaria o mientras duerme. Otras veces es su pareja quien se queja de haber sido desvelado/a por el ruido que usted produce al rechinar sus dientes mientras duerme. Otros signos del bruxismo son: dolores en los músculos faciales, dolores de cabeza, de cuello y de oído.

 

Tratamiento para el Bruxismo 

En los casos moderados a graves de bruxismo, es necesaria la colocación de una protección dental de resina o plástico, conocida como férula de descarga, para impedir lesiones y afección de los dientes. Consiste en utilizar un plano de relajación mientras duerme, el cual es elaborado con ajuste exacto en su boca, se coloca sobre sus dientes superiores y los protege para que éstos no rechinen contra los inferiores. Además la férula de descarga, desde sus primeros días de uso, elimina el dolor de mandíbula, de cabeza o de oídos causado por el bruxismo, así como otras molestias que puedan haber aparecido debidas a una sobrecarga de la musculatura de la mandíbula.

Infórmate sobre
odontopediatria
Nuestro concepto se basa en la odontología preventiva involucrando a los padres en este proceso, lo cual nos conlleva a transmitirles la información necesaria para el cuidado de la boca del niño.
leer mas
O bien...
contactanos
Solicita un cita para una revisión sin compromiso o envianos cualquier duda. También puedes visitar nuestra clínica, estaremos encantados de atenderte.
contacto